EL QUE PERSEVERA...

La Perseverancia es el tema que nos ocupa. Empecemos por tratar de definir lo que esto significa. Puede decirse que alguien es perseverante, cuando hace algo una y otra vez, aunque las circunstancias estén en su contra. También se puede ver como el conservarse dentro de una línea de acción.

A lo largo de nuestra vida hemos escuchado hablar sobre este tema, pero ¿ Hemos hecho, verdaderamente, una reflexión profunda sobre su contenido? Hoy tenemos la oportunidad de detenernos por un momento y pensar en esta palabra, tan pequeña a la hora de escribirla, pero tan grande y beneficiosa, a la hora de practicarla...Perseverancia.

Siempre habrá momentos en nuestra vida, en los que enfrentemos situaciones, en donde podremos elegir entre abandonar algo, que se ve difícil, o continuar hasta lograrlo. Por ejemplo, el estudiante universitario que se encuentra abrumado por la cantidad de materias que tiene que estudiar, por la extensión de los contenidos que debe leer. En un momento llega a sentir que lo mejor es abandonar la carrera o congelar el semestre, porque es más fácil que pagar el precio de la disciplina, por llegar al día de su graduación.

También podemos citar el caso del agricultor, que ante las adversidades que se presentan en el campo, siente que debe escoger entre seguir sacrificando tiempo y dinero, tan solo por obtener una buena cosecha, o abandonar los surcos hechos y esperar la nueva siembra. Su perseverancia y su fe lo han llevado a tener éxito.

Debemos mencionar al empresario, grande o pequeño, que tiene el sueño de hacer que su negocio sea el más próspero. Hasta la mejores empresas han atravesado alguna crisis. Cuando esta llega, lo más fácil es declararse en quiebra y cerrar; pocos se detienen a pensar...¿En qué estoy fallando? ¿Cómo puedo hacer que mis clientes se sientan más satisfechos? ¿Cómo puedo aumentar mis ventas? ¿Cómo puedo mejorar mi producto y hacerlo más competitivo? Un japonés dijo: “Cuando queremos hacer algo que en apariencia se ve difícil o casi imposible, comienzan a aparecer ideas, en el mismo momento en que empezamos a pensar cómo hacerlo; luego hay que iniciar con acción y no detenerse hasta lograrlo”. Este hombre comenzó fabricando, manualmente, interruptores para electricidad. Hoy, su nombre es reconocido, por ser el fundador de un imperio del mercado automotriz, que mantiene operaciones en el mundo entero. Sus amigos le dijeron loco, soñador, idealista, entre otras cosas, porque cuando dijo estas palabras, no tenía ni un centavo en su bolsillo.

Cuando sintamos que la vida nos ponga contra la pared y nos pregunte: ¿Persistes o desistes?...entonces le diremos ¡No renuncio!...Tengo el poder para controlar mi destino, porque soy hijo de Dios y mi deseo es luchar hasta vencer!...¡Lo voy a lograr!.
Recuerden que una hormiga puede devorar a un tigre, una gota de agua puede derrumbar un edificio, una espiga de arroz puede resistir un huracán...Todo, gracias a La perseverancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario